Pledgetosarah.org

El accidente de Dylan O’Brien

El accidente de Dylan O’Brien

La tercera y última entrega de la saga de películas de ciencia ficción para jóvenes: El Corredor del Laberinto, casi finaliza tres días después de comenzar a rodarse en Vancouver, cuando la estrella Dylan O'Brien resultó gravemente herido.

Un mal funcionamiento del arnés mientras estaba haciendo una escena de acción subido en un camión en movimiento, tiró a O'Brien hacia el camino del siguiente vehículo. Eso fue en marzo de 2016, y el actor, de 24 años en ese momento, sufrió una fractura facial y una conmoción cerebral por el accidente.

La historia se reveló en marzo, después de que O'Brien fuera trasladado del escenario de la película a un hospital en Ontario, Canadá.

En ese momento, el comunicado oficial decía: "Dylan O'Brien fue trasladado inmediatamente a un hospital local para mantenerlo en observación y darle un tratamiento. La producción de la película parará el rodaje mientras se recupera. Nuestros pensamientos están con Dylan, para que tenga una recuperación completa y rápida."

Nunca se hizo mención oficial de lo que sucedió exactamente, o de las lesiones, pero según los informes del set, el accidente fue horrible, y catalogaron las lesiones de terribles.

En ese momento, el estudio minimizó la gravedad del accidente, pero ahora el productor de Hollywood Lorenzo di Bonaventura ha revelado que la situación fue mucho peor de lo que se creía.

Un informe posterior al accidente del 28 de marzo, afirmó que el actor se había "fracturado el pómulo o la órbita". Otros informaron que se había roto múltiples huesos en todo el cuerpo.

El rodaje se pospuso oficialmente el 29 de abril hasta principios del año siguiente, y ahora se sabe que Dylan O’Brien fue atropellado al salir de un vehículo, durante una peligrosa secuencia de dobles, que lo dejó con una conmoción cerebral, fractura facial y trauma cerebral entre sus heridas.

Afortunadamente, la popular estrella está en el camino de la recuperación y ya ha aparecido en público para el estreno de su nueva película Asesino: misión venganza, que se ha estrenado en nuestro país el 15 de septiembre de 2017.

Algunas personas buscan cicatrices en su rostro. Otros le hacen preguntas al actor sobre el accidente de 2016 que casi le cuesta su carrera, y que podría haber acabado con su vida.

Durante más de un año, se ha podido recuperar en privado. La producción se cerró durante varias semanas, luego indefinidamente. O'Brien se retiró de la vista del público durante su recuperación, y corrieron rumores de que no volvería a la película.

Pasó medio año mientras O'Brien intentaba curarse y, en el punto más bajo de su vida, reflexionaba si quería continuar su carrera. Por suerte, esos pensamientos se disiparon y ahora, con una nueva película por estrenar, y la promoción requerida para promocionarla, las cosas son diferentes.

O'Brien llama a su proceso de recuperación "abrumador", aunque el mayor impacto fue psicológico. Incluso si pudiera encontrar el camino de regreso a la sensación de estabilidad que tenía antes del accidente, e incluso si esas cicatrices pudieran sanar, ¿todavía querría volver a la carrera que tanto le había costado establecer?

"El accidente del actor ocurrió cuando estábamos filmando la secuencia de apertura", en la que Thomas y otras personas de la resistencia intentan rescatar a los cautivos de la opresiva organización WCKD de un tren a alta velocidad, recuerda el actor. "Tuvimos que terminar esa escena. Fue increíblemente difícil. Siempre había sabido que eso no iba a ser divertido para mí, todo un desafío".

"Al retomar la secuencia del tren, sentí los efectos de volver a experimentar el accidente, pero tras unos días, me sentí como yo de nuevo y muy aliviado de poder superarlo. Era un gran peso sobre mis hombros que no se había levantado antes."

"Cuando volví, hicimos todo bien, muy meticulosamente", concluye O'Brien. "Fue increíblemente importante para mí volver y terminar el rodaje. Me di cuenta de que, después de medio año de neblina durante la recuperación, nunca hubiera querido dejarlo así. Estaba tan contento de haber regresado para terminarlo. Me sentí como en los viejos tiempos otra vez, y terminó siendo una de las mejores experiencias que he tenido ".

Lo preocupante es que O'Brien no fue la única estrella que sufrió lesiones trabajando en la franquicia de El Corredor del Laberinto. Kaya Scodelario también reveló que había sido hospitalizada trabajando en la película anterior, El corredor del laberinto: Las pruebas.